Buscar este blog

sábado, 21 de octubre de 2017

MÁSCARA VERDE (Cíes, 1949)


Editorial: Cíes
Año: 1949
Ejemplares:  14
Dibujos:  Félix Borné
Guión:  Félix Borné
Tamaño:  15 x 21 cm. 
Páginas:  10 + Cubiertas
Precio:  1 pta.


Cuando en 1949 hace su aparición la presente cabecera, Editorial Cíes llevaba varios años laborando ediciones con el cuento y la novela popular como estandartes principales; compitiendo con las grandes editoriales del momento en ese segmento: Cliper y Molino, principalmente. La novela en general y la de vaqueros en particular era su producto estrella, gracias a una delicada labor editorial en el envoltorio de sus productos. En las portadas y en los dibujos interiores de dichas novelas fueron habituales las firmas de Tomás Porto, Moreno, Lozano Olivares e, incluso, la del propio Félix Borné, autor de la presente cabecera.

Borné había llegado a Cíes tras una corta experiencia con la viñeta en Hispano Americana, en la colección Infantil de las Grandes Aventuras. Era el menos experimentado de los dibujantes reclutados por Cíes, el menos portadista, de ahí que sus primeras colaboraciones se situaran en el interior de las novelas, dibujos que se repartieron en colecciones como Biblioteca X, Colección Vaqueros, El Vengador, etc. También realizaría alguna portada para la colección Narraciones, pero, como decimos, su futuro como autor parecía destinado a la viñeta, al tebeo y no tanto a la ilustración.

La constancia le llevó a presentar en Bruguera a su Hombre de la Estrella, que fue aceptada y tuvo una excelente acogida comercial. El éxito del personaje llevó a la propia Cíes a proponer al autor un acuerdo que pasaba por que éste se desvinculara de la editora catalana y se dedicara a la editora gallega en exclusiva. Cíes, que ya había experimentado en el tebeo un par de años atrás con El Pirata Cobra Blanca, creyó ver en Borné el dibujante que necesitaba para su expansión tebeística –en la novela era ya todo un referente--. Unos cantos de sirena que propiciaron la aceptación de Borné, convencido de que más valía ser cabeza de ratón que cola de león. El primer producto fruto del acuerdo fue la presente colección, Mascara Verde, a la que en teoría tendrían que haber seguido otras muchas cabeceras. No fue así: el proyecto tebeo no funcionó como ambas partes esperaban –tan sólo llegó al mercado una nueva cabecera que fue titulada Rodeo Infantil (1949)-- y el horizonte se tiño de negro para las dos partes.


Máscara Verde fue protagonizada por un enmascarado, al igual que El Hombre de la Estrella. Y situó la acción entre castillos y caballeros de gruesa armadura, al igual queEl Hombre de la Estrella. Con un tirano al que vencer, al igual que El Hombre de la Estrella. Sin embargo, evidenciaba mayor empeño creador. Era demasiado lo que Borné se jugaba en el envite y el autor se aplicó a la tarea con gran eficiencia y belleza plástica, especialmente en las portadas, que recordaban al mejor Emilio Freixas –no hay más que observar la que aquí reproducimos--. Aún así, la colección sólo pudo alcanzar catorce ejemplares. Un final amargo, para un proyecto editorial que sin duda merecía mejor suerte.



























Portada e interior de los cuadernos 5 y 11, respectivamente



miércoles, 4 de octubre de 2017

MÁSCARA ROJA (Ediciones Imán, 1944?)



Editorial: Ediciones Imán
Año: 1945
Ejemplares:  1
Dibujos:  Francisco Hidalgo
Guión:  Canellas Casals
Tamaño:  17 x 24 cm. 
Páginas:  18 + Cubiertas
Precio:  1,50 ptas.

El sector del tebeo de posguerra generó un corpus de pequeñas empresas dispuestas a abrirse hueco en un mercado en ebullición que perecía aceptar cualquier producto que se le ofreciera. Este tipo de editoriales respondieron habitualmente a un mismo perfil: ilusión y osadía de un lado, y falta de experiencia y recursos en otro. Cono suele suceder en efervescencias así, pocas fueron las firmas que lograron escapar al fracaso. Y menos aún la presente, Ediciones Imán, cuyo nivel de infortunio no tuvo parangón: cuatro cabeceras y ni una logró ir mas allá del primer ejemplar. Todo un récord difícil de superar.
Máscara Roja fue una de esas cuatro cabeceras malditas, las otras llevaron por título Mas Ley; El Soberano del espacio y Gansters, aunque puede que este último título no fuese una cabecera con ínfulas de continuará sino un cuaderno monográfico al uso y costumbre de la época.
Lo cierto es que no se puede tachar a Imán de no haber intentado consolidar su proyecto editor desde una más que aceptable objetividad. No hay más que ver el ejemplo de la cabecera aquí tratada, con el siempre exquisito Canellas Casals al frente del guión; autor que por ese tiempo se rifaban editoriales consolidadas como Marco y Grafidea. El guionista daba rienda suelta a un desbordante relato protagonizado por un misterioso y ambiguo enmascarado de insólitos poderes. Hasta el punto que la Editorial se llegaba a preguntar en uno de sus anuncios: “¿Es un hombre? ¿Es un autómata? ¿Es un fantasma?”.
La parte gráfica fue confiada al inolvidable Francisco Hidalgo, que por ese tiempo contaba tan solo 15 o 16 años, y que demostraba aquí una madurez impropia para su edad. No hay más que ver la rotundidad y esbeltez del personaje central que aparece en la portada abajo reproducida.

A pesar de la apariencia de cuaderno basado en único personaje, la cabecera contó con dieciocho páginas de historieta en las que además del propio Máscara Roja tuvo cabida otro protagonista, el vaquero Ray Parker, con dibujos –al menos en apariencia— del propio Hidalgo, amén de varias páginas de humor y algún relato literario.  


Portada y página interior del cuaderno núm. 1. 
Dibujos de Francisco Hidalgo