Buscar este blog

viernes, 20 de abril de 2012

SUPLEMENTO CARMENCITA (A. Genies, 1951)





Editorial: Alberto Genies
Año: 1951
Ejemplares:  3?
Dibujos:  Luís Poch, Fernándo Martínez...
Guión:  Varios
Tamaño:  22 x 16,5
Páginas:  8 + cubiertas
Precio:  1 pta.




Alberto Genies fue un dibujante barcelonés de gran personalidad, aunque no se prodigó en exceso; mucho menos de lo que su capacidad creadora le hubiera permitido. Colaboró en cabeceras como El Globo, El Globito, El Coyote, Nicolás, Carmencita y derivados y alguna más. En 1949 lanzó su propio sello. Y lo hizo con una deliciosa colección de cuentos, la mencionada Carmencita, cabecera que poco tiempo después propiciaría la presente serie aquí tratada: Suplemento Carmencita.
La futura colección fue anunciada por una supuesta Carmencita de carne y hueso desde las páginas de la colección homónima. “Carmencita os habla”, lanzaba el siguiente mensaje acompañado de una foto de la jovencita prescriptora. "Hola, Amiguitas; de nuevo con vosotras para daros las gracias por el cariño con que acogéis mis cuentos y para que veáis que me esmero por complaceros, se me ha ocurrido una idea. Se trata de una nueva colección en que os contarán cosas nuestras amigas Betsy, Rayito de Luna, Molly e incluso yo misma. Esta colección la llamaremos Suplemento Carmencita".



En su discurso, Carmencita también hacía mención de sus amigos los dibujantes que iban a participar de la serie: Luis Poch, Carmen Barberá, Fernando Martínez, José Mira, Salvador Valls, Rosa María y Jorge Guilimany, aunque la mayoría de ellos no llegarían a tiempo de debutar, debido a al prematuro cierre de la cabecera. La cosa alcanzó, para tres cuadernos, no más.
Suplemento Carmencita fue una propuesta diferenciadora, novedosa. Dirigida al segmento femenino, cuando en realidad fue un producto de carácter aventurero. Pero, eso sí, con chicas decididas y salerosas como la Betsy del cuaderno aquí reproducido.   

Cuaderno núm. 2


Página interior cuaderno núm. 2
Dibujos de Fernando Martínez

martes, 17 de abril de 2012

AVENTURAS DE BARTON (Valenciana-Valverde, 1943)










Editorial: Valenciana (Valverde)
Año: c. 1943
Ejemplares:  8
Dibujos:  E. Marculeta
Guión:  E. Marculeta
Tamaño:  21 x 31 y 17 x 24 cm.
Páginas:  8 + cubiertas
Precio:  1.25 pta.





Este personaje apareció por vez primera en 1941, dentro de la multiserie Selección Aventurera, que a su vez fue una de las primeras producciones de Editorial Valenciana en el campo de la viñeta. Se extendió a lo largo de seis cuadernos firmados por E. Galateo, seudónimo del excelente dibujante Edmundo Marculeta. Todo hacía indicar que Barton y Fredin, nombre definitivo de la serie (había empezado como Barton, el Gladiador del Espacio) se quedaría ahí, limitada a esa fugaz trayectoria de media docena de ejemplares.

Pero no fue así: dos años más tarde, en 1943, aparecía esta nueva puesta en escena con el título Aventuras de Barton. Una nueva edición, de una supuesta nueva editorial (I. G. Valverde), plena de alternancias y contrastes frente a la inicial. Formato, precio, número de páginas, calidad de papel, impresión..., todo era diferente. Pero la mayor discordancia estaba en sus páginas interiores, con una maravillosa impresión a todo color, algo inaudito en los cuadernos de esa época.


Creencia generalizada

Aventuras de Barton ha sido siempre diferenciada en dos series, una atribuida a la que se ha dado en llamar Editorial Valverde y otra a Valenciana. Catálogos, ficheros y coleccionistas así lo han aventurado desde que el tebeo clásico español empezó a ser analizado y catalogado, otorgando cuatro cuadernos a cada uno de estos sellos.


Creencia personal

La paternidad de Valverde, asumida sin mayor prueba que la de un pié de imprenta con dicho nombre al dorso de cada cuaderno --los cuatro en gran formato--, no es tal. Industrias Gráficas Valverde (I. G. Valverde) no era (es) más que eso, una empresa gráfica que imprimía los encargos que le llegaban de empresas y editoriales. De hecho, no se conoce ningún otro trabajo de esta supuesta editora en el segmento de la historieta, aunque es más que razonable que la falta de un sello reconocible en estos cuatro cuadernos, haya derivado la paternidad de la serie hacia el único nombre visible al dorso, el mencionado pié de imprenta. 

En 1943 Valenciana era todavía  una editorial incipiente, una empresa de "andar por casa", con una producción y distribución precaria y más precarios aún recursos económicos, algo que le impedía alcanzar el nivel de calidad de otras editoriales coetáneas, Hispano Americana y Bruguera, por ejemplo, cuyos cuadernos presentaban portadas e interiores de mayor relumbrón gracias a la utilización de soportes de superior calidad: papel, tintas y, por supuesto, maquinaria impresora.

Valenciana decidió entonces (y esto es suposición) buscar en el mercado una imprenta de garantías y abordar así esta nueva edición del personaje, que pretendía competir a primer nivel con la gran cantidad de cabeceras emergentes. Y, si era posible, superar incluso las expectativas del lector más exigente. De ahí que decidiera abordar Aventuras de Barton incorporando también el cromatismo multicolor a sus páginas interiores. Tebeos en Tecnicolor, como llegó a definirlos el editor en algún dorso.

La imprenta elegida fue Valverde, una industria gráfica experimentada situada en la ciudad de San Sebastián.  No está claro el porqué de la ausencia del sello editorial valenciano en los cuadernos. Tal vez fuese sólo una artimaña comercial encaminada a evitar contaminar una colección de exquisita presentación, puesto que tal vez el sello Valenciana restaba más que sumaba en ese momento. En todo caso lo que exponemos no debió andar muy lejos de la realidad.


Cuaderno núm. 5, de menor tamaño y precio que los cuatro anteriores 
y supuesto núm. 1 de los editados bajo el sello de Valenciana



Hay una pista clara que refuerza esta teoría de que las dos series fueron una sola. En el dorso del supuesto último cuaderno del Valverde, el número cuatro, aparece anunciado un quinto ejemplar, con portada a color, bajo el título de "La Araña Negra". Pero aquí ya no aparecería el pié de imprenta de los anteriores cuadernos, sino el de Valenciana. Y con algunos cambios respecto al cuarteto de cuadernos inicial: inferior tamaño y precio. Misterios de unos años comercialmente difíciles.  





Cromos a color impresos al dorso



La serie contó con un valor añadido en forma de cromos de fútbol a todo color, que a su vez contenían una puesta en escena algo diferente del resto del mercado. Cada equipo era representado al completo con sólo tres cromos: defensa, media y delantera (ver imagen) Claro que no dio tiempo a que aparecieran muchos equipos al completo. Una pena.




Cuaderno núm. 1, con el pié de imprenta de Valverde



Página inicial del primer cuaderno