Buscar este blog

viernes, 20 de abril de 2012

SUPLEMENTO CARMENCITA (A. Genies, 1951)





Editorial: Alberto Genies
Año: 1951
Ejemplares:  3?
Dibujos:  Luís Poch, Fernándo Martínez...
Guión:  Varios
Tamaño:  22 x 16,5
Páginas:  8 + cubiertas
Precio:  1 pta.




Alberto Genies fue un dibujante barcelonés de gran personalidad, aunque no se prodigó en exceso; mucho menos de lo que su capacidad creadora le hubiera permitido. Colaboró en cabeceras como El Globo, El Globito, El Coyote, Nicolás, Carmencita y derivados y alguna más. En 1949 lanzó su propio sello. Y lo hizo con una deliciosa colección de cuentos, la mencionada Carmencita, cabecera que poco tiempo después propiciaría la presente serie aquí tratada: Suplemento Carmencita.
La futura colección fue anunciada por una supuesta Carmencita de carne y hueso desde las páginas de la colección homónima. “Carmencita os habla”, lanzaba el siguiente mensaje acompañado de una foto de la jovencita prescriptora. "Hola, Amiguitas; de nuevo con vosotras para daros las gracias por el cariño con que acogéis mis cuentos y para que veáis que me esmero por complaceros, se me ha ocurrido una idea. Se trata de una nueva colección en que os contarán cosas nuestras amigas Betsy, Rayito de Luna, Molly e incluso yo misma. Esta colección la llamaremos Suplemento Carmencita".



En su discurso, Carmencita también hacía mención de sus amigos los dibujantes que iban a participar de la serie: Luis Poch, Carmen Barberá, Fernando Martínez, José Mira, Salvador Valls, Rosa María y Jorge Guilimany, aunque la mayoría de ellos no llegarían a tiempo de debutar, debido a al prematuro cierre de la cabecera. La cosa alcanzó, para tres cuadernos, no más.
Suplemento Carmencita fue una propuesta diferenciadora, novedosa. Dirigida al segmento femenino, cuando en realidad fue un producto de carácter aventurero. Pero, eso sí, con chicas decididas y salerosas como la Betsy del cuaderno aquí reproducido.   

Cuaderno núm. 2


Página interior cuaderno núm. 2
Dibujos de Fernando Martínez

1 comentario:

  1. Descubrir rarezas como esta nunca deja de provocarme escalofríos de placer...

    ResponderEliminar