Buscar este blog

viernes, 18 de mayo de 2012

DETECTOR (Hispano Americana, 1951)











Editorial: Hispano Americana
Año: 1951
Ejemplares:  10
Dibujos:  Ripoll, Pedro Alférez, Julio Ribera...
Guión:  varios
Tamaño:  24 x 17 cm.
Páginas:  16 + cubiertas
Precio:  2 ptas.






EDITORIAL
La presente publicación pretende hacer pasar un rato entretenido a sus lectores y que estos adquieran, sin darse apenas cuenta, una serie de conocimientos que puedan serles muy útiles en ciertas ocasiones. Contando con asesoría jurídica y asesoría técnica, Detector pretende enseñar a odiar al delito y compadecer al delincuente, demostrando que no hay crimen sin castigo y que a la corta o a la larga el que obra mal acaba recibiendo su merecido en este mundo. Y hasta los que logran escapar a la justicia humana, que suelen ser bien pocos, no podrán eludir la justicia divina cuando después de su muerte tengan que rendir cuentas de sus actos ante Dios.
Cuaderno núm. 7   
La actividad productora de Hispano Americana dejó pocos caminos sin explorar. Detector fue un claro ejemplo de ese afán diferenciador y diversificador del sello que había revolucionado el sector del cuadernillo de aventuras allá por 1940.
Una revista gráfico-literaria, cimentada en el relato policial y detectivesco, que fue subtitulada Aventuras y Documentos Policíacos. De esa manera se eliminaba cualquier duda acerca del contenido que el lector iba a encontrar en su interior, al menos en su carácter conceptual. Un conglomerado de páginas y personajes que rezumaba género negro empapado de buenas dosis de misterio y escalofrío y cuyos primeros espadas fueron varios de los grandes personajes de las tiras del comic americano: Rip Kirby, Ferry Drake o Phillip Corrigan (Agente Secreto X-9), aquí presentado como Felipe Corrigan.
A los personajes USA, Detector sumó varias páginas o secciones con casos y protagonistas puestos en viñetas por un ramillete de autores autóctonos: Ripoll G, Pedro Alférez o Julio Ribera, impecables ellos en el trazo ensimismado de la cosa policial. La revista también tuvo sus buenas raciones de texto dedicadas a relatos, ficheros con problemas policiales y hasta asuntos criminales que el lector avispado debía resolver. Uno de sus colaboradores fue el catalán Eugenio Danyans de la Cinna, un famoso detective internacional especialista en ovnis, que fue presentado como asesor de la cabecera. También sería transformado en un personaje más de la revista, protagonizando varias aventuras de la mano de Ripoll.




Cuaderno núm. 9



Con todo, lo más curioso y diferenciador de la cabecera, amén de su declaración de intenciones –enseñar a odiar el delito y compadecer al delincuente-- fueron sus portadas, compuestas en su mayoría por fotografías coloreadas y con títulos tan llamativos como El extraño caso del cadáver de papel, El misterio de la lágrima celeste o La mujer que sabía demasiado, entre otros. Un tratamiento fotográfico novedoso y brillante pero que tal vez actuó de freno frente a su público objetivo, que no podía imaginar el aluvión de viñetas que la revista contenía en su interior. Quizás por eso las portadas volvieron a la fórmula tradicional, la del dibujo, cuando la colección alcanzaba el número ocho. Pero, por lo visto, ya era tarde. 

UN FINAL SORPRENDENTE
El dorso del cuaderno núm. 9 publicaba una especie de aviso bajo el título "Una noticia sensacional", en el que se anunciaba la desaparición de la colección en el próximo cuaderno debido a que su principal colaborador --el  sicólogo y detective Eugenio Danyans de la Cinna-- había sido requerido por el F. B. I... para tomar parte en ciertas investigaciones que sólo pueden realizarse por los procedimientos a que está acostumbrado nuestro héroe. Esto significa una suspensión momentánea de esta publicación, que no puede prescindir del asesoramiento técnico del citado detective. Pero Detector nunca más volvería a los quioscos.

Fue sin duda una de las cabeceras más curiosas y revolucionarias del tebeo autóctono, incluso a la hora de decir adiós.


Portada del cuaderno núm. 4, en la que aparece
el famoso detective Eugenio Danyans



Página interior con dibujos de Ripoll



Página interior con dibujos de Pedro Alférez



4 comentarios:

  1. ¡¡El manuscrito de Frankenstein o el extraño caso del Hombre Lobo... por Danyans y Ripoll G., nada menos!! ¿Podrá conocerse algún día semejante perla oculta...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo recordar que en algún rincón de caaa tengo algún Detector

      Eliminar
  2. Cuando pueda usted cambie la "v" por una "b" en Julio Ribera.

    Lo digo por la navegación.

    JCuadrado

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Jesús, por la observación. Y está rectificado. Es un placer verle por aquí.

    ResponderEliminar