Buscar este blog

sábado, 2 de junio de 2012

EL DIABLO DE LOS MARES (Toray, 1947)




Editorial: Toray
Año: 1947
Ejemplares:  68
Dibujos:  Ferrando
Guión:  J. B. Artés
Tamaño:  17 x 24 cm.
Páginas:  16 y 10 + cubiertas
Precio:  1 y 1,25 pta.





“Corría el año 17… Una lluviosa mañana de invierno, una poderosa flota, compuesta de tres galeones partió de un famoso puerto inglés para un largo viaje. A bordo de las naves, en sus panzudos vientres una legión de penados iba deportada a una lejana isla, en donde verían transcurrir sus días en un agotador trabajo bajo un sol abrasador”
Así da comienzo este relato protagonizado por uno de los grandes personajes del tebeo español: El Diablo de Mares, un reo de la corona inglesa que pronto encabezará una rebelión a bordo arengando al resto de presos con un mensaje que prometía emoción y aventura a raudales, como así sucedió: “Vosotros me habéis elegido y bautizado. Seré pues, a partir de este momento, El Diablo de los Mares y ante vosotros temblará el mundo entero” Segundos más tarde se le agregará un escudero al que llaman Limón, un chinito resabiado y simpático de fácil verborrea, muy en línea con el Pedrin de la Colección Alcázar, salvo que mucho más feo, y con el que tendrá que apechugar toda la serie. Menos mal que pronto les hará compañía una bella señorita que respondía al nombre de Esther. Luego se le acercarán todo una corte de personajes, pero ya con intenciones menos amorosas, lo que dará lugar a que nuestro protagonista saque el Diablo que lleva dentro.  
Viñeta correspondiente al cuaderno núm. 2

El Diablo de los Mares estuvo inspirada en la cinta de Warner Bros, El Capitán Blood. Editorial Toray aprovechaba así el éxito descomunal que había alcanzado en España la película interpretada por Errol Flynn; éxito que continuaba vigente debido a las reiteradas reposiciones del film. Inspiración que alcanzó incluso al físico del personaje, bigotito incluido.

Segunda gran colección de aventuras sazonada con piratas de esta editora fundada y dirigida por Antonio Ayné Arnáu --primo del famoso dibujante--, después del éxito que había logrado el genial García Iranzo con su Capitán Coraje. También constituyó la segunda incursión de Ferrando en el cuaderno de aventuras. Con anterioridad, el autor había pasado por Grafidea, dejando su incipiente trazo en varios cuadernos de la cabecera Tom Clark (1944)




Álbum recopilatorio núm. 1



Sin duda una de las grandes creaciones del tebeo autóctono. Llegó a publicar sesenta y ocho ejemplares, que también fueron comercializados en álbumes recopilatorios poco después. 

A la finalización de la serie, y como consecuencia del éxito obtenido, Toray cedió el testigo de unas nuevas aventuras al hijo de este endiablado justiciero, dando lugar a una nueva cabecera: El Hijo del Diablo de los Mares (1949), que contó con el trazo elegante y sobrio de un genial dibujante que por ese tiempo empezaba a destacar: Guillermo Sánchez Boix, más conocido como Boixcar.      




 Cuaderno número 32, presidido por el trío protagonista



Página inicial del cuaderno núm. 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada