Buscar este blog

jueves, 13 de septiembre de 2012

VIAJES Y AVENTURAS - AVENTURAS Y VIAJES (Bruguera, 1943)





Editorial: Bruguera
Año: 1943
Ejemplares:  44?
Dibujos:  Darnís, Iranzo, Nogueras, 
Sabatés, Saló... 
Guión:  Varios
Tamaño:  21 x 32 cm
Páginas:  16 + cubierta
Precio:  1,50 pts.


                                                                                   Portada de Darnís
Espléndida colección, publicada en los inicios del cuadernillo posbélico, que ya presagiaba lo que más tarde iba a representar la reconvertida editorial Bruguera (hasta entonces Gato Negro) en el ámbito del tebeo de aventuras. 


Viajes y Aventuras no fue una colección más, de las muchas que aparecieron en los años cuarenta, sino la colección con mayúsculas del tebeo español de esos primeros y confusos años del medio, con guionistas y autores autóctonos de gran presente y futuro en contraste con la tendencia reinante del cómics USA impuesta por Hispano Americana.

Bruguera, consciente del dominio que ejercían en el quiosco los Flash Gordon, Hombre Enmascarado, Merlín, Tarzán, etc., puso en liza este proyecto en el que nada fue supeditado a la improvisación. Era su primera gran colección de carácter aventurero, después de un tímido intento con Bala Certera (creación de Sabatés) un año atrás. Aunque el género no le era ajeno, sino todo lo contrario, no en vano había sido sostén argumental en su anterior etapa a través de infinidad de truculentos folletines. De ahí que pusiera los cinco sentidos en esta nueva andadura a la hora de elegir a guionistas y dibujantes. Una apuesta meditada y de pretendido futuro, como constatan las firmas de la mayor parte de los cuadernos, con Iranzo y Darnís a la cabeza, espléndidos ambos tanto en su labor de portadistas como de narradores gráficos. Especialmente Darnís, que por ese tiempo era sin duda el gran referente del sector, del tebeo de acción. Otros autores habituales fueron Bernet, Nogueras, Cifré y Sabatés..., y alguno más de menor relieve.

Cuaderno núm. 11. Darnís

La colección, planteada en episodios auto-conclusivos, tuvo un recorrido de al menos cuarenta y cuatro cuadernos, incluyendo tres ejemplares a modo de mini serie bajo el título de Huracán y Polvorilla, los tres llevados a la gráfica por un personalísimo y sorprendente García Iranzo.

También contó con una variante añadida, de carácter fantástico, que alcanzó a publicar diez cuadernos repartidos entre varios personajes: El Fantasma, Zingar Dan, Filo Val, Titán el Hombre de Acero, etc. 



Cuaderno núm. 9. Darnís



Página interior del cuaderno núm. 9. Darnís

7 comentarios:

  1. Darnís es uno de los dibujantes que más admiro.
    Y esta colección me parece muy atractiva.

    ResponderEliminar
  2. Una colección excelente y particularmete escurridiza, de muy difícil acceso...

    ResponderEliminar
  3. Para mi de lo mejor del tebeo español. Y Aunque parezca mentira, hay quien tiene 44 ejemplares a buen recaudo. Yo no, ¡eh!

    ResponderEliminar
  4. Mi Darnís es el de Yorik "Brazo de Hierro"; también el de "Tras el telón de acero", pero menos... Jamás olvidaré que en tebeos como estos de Darnís aprendí a leer al lado de mis hermanos mayores. No hace mucho quise homenajear mis siestas veraniegas releyendo los tebeos de Yorik... y qué bien dormí...
    Suerte vivir en Barcelona, sólo en sus foros de entendidos se pueden ver esas maravillas que nos regalas; son parecidas a las que en tiempos pasados contemplaba, admirado, en tu casa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué lujo contar aquí con tu opinión, querido Ángel. Mi casa sigue esperándote desde aquellas visitas que de vez en cuando me regalabas. Hace ya tanto que prefiero no decirlo, no sea que nos llamen viejos.

    ResponderEliminar
  6. Los que nos gustan los tebeos morimos siempre siendo un niño...
    Nosotros, como solía decir Garci respecto a las películas, vamos cumpliendo tebeos, flamantes siempre ante nuestros ojos. Sólo eso y nada menos que eso.
    Gracias, querido amigo Paco.

    ResponderEliminar
  7. Espero que tengas toda la razón, yo al menos quiero morir con mi alma de niño intacta. Qué pena que algunos de los justicieros que conocimos fuesen de papel; lo bien que nos vendrían hoy para poner en vereda a tanto miserable político y financiero. Gracias por tu escrito.

    ResponderEliminar