Buscar este blog

martes, 6 de noviembre de 2012

ERIC, EL HOMBRE DEL NORTE (Hispano Americana, 1952)






Editorial: Hispano Americana
Año: 1952
Ejemplares:  37
Dibujos:  Hans G. Kreese
Guión:  Hans G. Kreese
Tamaño:  11 x 24 cm.
Páginas:  10 + cubiertas 
Precio:  1 pta.




Hispano Americana fue sin lugar a dudas la editora de mayor inquietud sectorial en el campo del cuadernillo. Si en su inicio habían predominado las creaciones de cómic USA, aderezadas con algún que otro personaje del fumetti italiano, incluso de cosecha patria, ya en sus años de consolidación siguió tratando de hurgar en otros mercados en una búsqueda constante de alternativas que posibilitaran el éxito comercial. Una de ellas fue la del este personaje de procedencia belga que había aparecido en la prensa del aquel país en 1946. El éxito cosechado por Erik de Noorman --así fue denominado en de origen--, desembocaría en 1948 en una publicación dedicada por entero a su figura.
El héroe, un guerrero vikingo noble y justiciero, era el mismísimo rey de Suecia. Una especie de Príncipe Valiente al que acecharon multitud de peligros y traiciones fuera y dentro de su reino. Todo ello en un contexto plagado de fantasía y al mismo tiempo de referentes históricos, algo esto último que elevó el valor de la serie.
Hispano americana se vio obligada a respetar más que nunca la disposición gráfica original de esta creación que, como decíamos, había aparecido en la prensa con una disposición de viñetas alineadas en una solo tira, con total ausencia de bocadillos, y con extensos textos al pié narrados con todo lujo de detalles, como si de una novela se tratara.
La edición de Hispano Americana fue diseñada en un formato de cuaderno desconocido hasta fecha, ajustado a las característica de la narración original; una especie del formato de bolsillo pero a lo grande. Logró alcanzar un total de treinta y siete ejemplares.
Eric el Hombre del Norte fue el título elegido aquí en España, aunque quizás lo más racional hubiese sido denominarla Eric el Vikingo, que era en definitiva la traducción más literal.
Su autor fue el holandés Hans G. Kreese (Ámsterdam, 1921), quien con anterioridad había conseguido cierta relevancia artística en el campo nos ocupa, aunque su mayor logro profesional lo conseguiría con este elegante vikingo. 

 Portada del cuaderno núm. 32



 Página interior del cuaderno núm. 32


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada