Buscar este blog

miércoles, 28 de noviembre de 2012

FRANK ROSS (Fantasio, 1947)





Editorial: Fantasio
Año: 1947
Ejemplares:  4
Dibujos:  A. Parras
Guión:  A. Parras
Tamaño:  24 x 16,5 cm.
Páginas:  10 + cubiertas 
Precio:  1 pta.






Ediciones Fantasio fue una pequeña editorial que apenas había tenido tiempo de aclimatarse al sector cuando se vio obligada a echar el telón: tan sólo dos años de vida en un segmento en el que para competir, además de poner los medios adecuados, había que tener suerte. Y Fantasio no la tuvo. Entre otras cosas porque su política de ediciones –si se puede llamar a así a las iniciativas editoriales de aquellos años--, no entroncó con lo que el lector demandaba. La competencia era dura; ahí estaban los héroes del comic USA de Hispano Americana; o los Robertos y Guerreros de Valenciana, por citar a las dos editoriales de mayor éxito en esa década de los años cuarenta.
Pero Fantasio tuvo el mérito de intentarlo, de buscar un hueco en el mercado sin mayor experiencia y sin mayor criterio selectivo que el que ofrecía la incipiente industria del tebeo, que era mas bien poco. De ahí que en su caterva de dibujantes y guionistas predominara la pubertad. Quizás su mayor logro sea el de haber dado la alternativa a un futuro genio de la viñeta, nuestro admirado y, para quien esto escribe, padre y madre de El Capitán Trueno. No, no me refiero a Victor Mora, que no digo yo que no tenga su mérito, sino al incomparable Miguel Ambrosio Zaragoza (Ambrós, para los amigos) y de quien me sentiré siempre en deuda.
Frank Ross fue una de las diez o doce cabeceras que la editorial alcanzó a publicar. Una serie en la que debutaba un jovencísimo Antonio Parras (18 años), quien aquí manifestaba sus primeros ardores por el género presagiando un brillante futuro. Con un dibujo influenciado por Alex Raymond en el que la figura humana sobresalía del resto de elementos. Estos mostraban unas hechuras esquematizadas, de puro acompañamiento, dispuestos de tal modo que propiciaran el enaltecimiento de las figuras en cada viñeta. Deliciosa la portada del cuaderno núm. 2 aquí reproducida, en la que destaca un exquisito encuadre, así como el tratamiento en sombras del rostro del personaje.
Ross es un Agente Secreto americano inmerso en la tarea de investigar el paradero de unas fórmulas desaparecidas. En su búsqueda conoce a una joven de la que se enamora, sin sospechar que es la sobrina del ladrón al que busca. O sea, nada que el lector de entonces no hubiera visto en otras cabeceras. Puro tebeo autóctono a 1 Pta. la dosis, que aquí no pasaron de cuatro.  
Cuaderno núm. 2

 Página interior del cuaderno núm. 2

11 comentarios:

  1. Que pedazo de dibujantes hemos tenido siempre en España!


    Buena reseña, Don Paco! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué pedazo de seguidor tiene este blog en ti, Jack78. Un cariñoso saludo!!

      Eliminar
  2. Sólo para que sepas que sigo disfrutando de tus "sospechosos" tebeos que no dejan de sorprenderme, primero porque sigues demostrándome que nunca se sabe suficiente de ellos y, segundo, porque pocas veces los he visto dignificados tan hermosamente por medio de palabras.
    Gracias, Paco.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho verte por aquí de vez en cuando, Ángel. Y más saber que disfrutas de alguna que otra sorpresa... ¡Con lo que tú sabes de estos asuntos! Es un placer tenerte ahí. Un abrazo para uno de los sevillanos más ilustres de nuestros días.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda entrada Paco... Cuantas cosas nos enseñas...
    Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros.

    Por cierto, padre, madre, espíritu y alma de Trueno...:-) :-) :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué hace un tío tan joven como tú en una entrada como esta? La verdad es que conozco la respuesta. Y es que no hay nadie en este país tan joven como tú que pesa tanto del tebeo clásico español. Ni que lo ame tanto, aunque ese amor tenga cierta preferencia por una firma que tu y yo sabemos cual es. Un abrazo, Diego Alatriste

    ResponderEliminar
  6. Paco, es usted un pozo de sorpresas...¡Pues no me descubre a estas alyuras un título del que ni la existencia conocía! Y encima de Parras, de quien nunca vi algo tan primerizo... Una gozada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es raro que tu no conozcas algo relacionado con nuestros tebeos, Pedro. Me alegra haber colaborado a ello. Es una portada que me encanta, con ese tono épico y romántico al mismo tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  7. Perdona, Paco, una pregunta, porque a estos tebeos nunca tuve acceso: ¿en la contraportada de FRANK ROSS se alude a EL INFANTIL MODERNO por casualidad? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para saber si se correspondía con KID MARTIN y TOKAN, dos tebeos de similar formato que éste. Gracias.

      Eliminar
    2. Encantado de poder ayudarte, Manuel.
      Lo que siento es no poder confirmar tus sospechas. El dorso de Frank Ross habla sólo de Frank Ross. Relaciona los dos títulos aparecidos con una imagen en monocolor del supuesto Nº 3.
      Eso es todo. Por cierto, el tamaño es 24 x 17 cm., nada que ver con el de Kid Martín que es bastante más pequeño. Saludos

      Eliminar