Buscar este blog

domingo, 19 de febrero de 2017

LA VUELTA AL MUNDO DE DOS MUCHACHOS (Toray, 1948)



Editorial: Toray
Año: 1948
Ejemplares:  24
Dibujos:  Boixcar
Guión:  Boixcar
Tamaño:  17 x 24 cm. 
Páginas:  10 + Cubiertas
Precio:  1 pta.



Primera colaboración de Boixcar con Toray, después del paso de éste por Editorial Marco. El autor iniciaba así la etapa más exitosa y brillante de toda su carrera, dejando un conjunto de creaciones que tendría su punto culminante en la mítica Hazañas Bélicas.
Boixcar se había revelado a esas alturas no sólo como un excelente dibujante, también se reconocía en él a un guionista fiable capaz de sintonizar con los gustos del lector. En la presente colección la inspiración le llegó de la mano de Julio Verne y su Vuelta al mundo en ochenta días; también de Arnould Galopín y su novela La vuelta al mundo de dos pilletes. Ambas obras venían siendo editadas desde tiempo atrás en diferentes soportes: libro, novela y folletín, principalmente. Así que lo de dar la vuelta al globo terráqueo tenía su misticismo, incluso cierta aspiracionalidad para muchos lectores de aquellos años.
La introducción que hacía Boixcar en las primeras viñetas no podía ser más fidedigna con el relato de Verne: En una lluviosa tarde de invierno, en un aristocrático club de Londres, el famoso financiero español Andrés de Sauco y su inseparable amigo, el mayor Forrester, junto con otros socios charlan amigablemente. De pronto el financiero habla del proyecto pensado por dos sobrinos suyos, Mario y Julio, de dar la vuelta al mundo siguiendo un caprichoso itinerario y en el plazo máximo de dos años, sin utilizar para nada el avión”.
Los dos protagonistas fueron presentados como excelentes atletas, diestros en el manejo de las armas y hábiles jinetes, que por algo eran españoles. Ni que decir tiene la enorme cantidad de peligros y retos que tendrán que solventar hasta concluir con éxito su periplo; los últimos cuadernos dentro de un escenario bélico, repleto de nipones, que recordaba a la siguiente cabecera del autor para esta misma editorial, la mítica Hazañas Bélicas 1ª serie.  
Situar a los protagonistas ante el reto de dar la vuelta al mundo hacia más fácil la labor del guionista. Al contrario de lo que sucedía con la mayor parte de los protagonistas del tebeo de esos años, que iban de aventura en aventura sin mayor justificación que su afán aventurero o su inclinación a impartir justicia, este tipo de guión de justificación viajera, permitía cualquier escenario o exceso argumental, como así sucedió a lo largo de los veinticuatro cuadernos que formaron la colección.


Editorial Mateu también probaría la fórmula varios años después con La vuelta al mundo de dos chavales (1959), aunque en esta ocasión el guión nada tuviera que ver con el de Verne.



















Portada y página interior del cuaderno núm. 1

2 comentarios:

  1. Interesantísimo, como siempre. ¿No se te ha ocurrido que podrías recopilar todas estas reseñas en un libro? Me encantaría. ¿Llegó a salir el trabajo sobre Roberto Alcázar que tenía en proyecto? Por otro lado, aprovecho para darle la bienvenida a la Asociación de amigos del Guerrero. Yo soy el director de la revista. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo Corsario, gracias por tus comentarios y por la bienvenida a la Asociación. Me encanta el trabajo que haces en el blog y la promoción que lleváis a cabo del genial Manuel Gago. Claro que me gustaría convertir en libro todo lo que vuelco aquí; de hecho estoy trabajando con esa idea. Pero editar se ha convertido hoy en una aventura difícil, así que no tengo muy claro si será posible sacarlo a luz algún día. El de Roberto está mucho más avanzado..., te mantendré informado. Saludos

      Eliminar