Buscar este blog

viernes, 6 de enero de 2012

LA AVENTURA HISTÓRICA (Augusta, 1943)




Editorial: Augusta
Año: 1943
Ejemplares:  7?
Dibujos:  J. Ramón y otros
Guión:  Montenegro, sobre base histórica
Tamaño:  17 x 24 cm.
Páginas:  14 + 2 bases concurso + cubiertas
Precio:  1,50 pts.





Serie de carácter pedagógico, con narraciones sobre acontecimientos y personajes históricos. Publicó al menos siete cuadernos (previsiblemente ocho) con un contenido interior entre el relato literario y el tebeo (tan sólo dos viñetas por página acompañadas de bloques de texto al pie) Los títulos publicados y el orden de publicación fue el siguiente: Cristóbal Colón, Hernán Pérez del Pulgar, Los Almogávares, Hernán Cortés, Stanley, el Explorador de África, El alcalde Móstoles, El Tambor del Bruch y Garcilaso de la Vega, el poeta soldado, aunque de este último número no se tiene constancia de que llegara a publicarse. Con periodicidad quincenal, aproximadamente, según la editorial.
La serie fue obra de Ediciones Augusta, editorial que era al mismo tiempo propietaria de una famosa librería barcelonesa del mismo nombre. Entre ambas, editorial y librería, proyectaron una promoción tan generosa como creativa; hasta 500 premios mensuales para repartir entre los concursantes, según méritos artísticos.

Un concurso para artistas

Para optar al premio, los lectores debían colorear o iluminar cada una de las viñetas que componían el cuaderno (28 viñetas en total, que no eran pocas) y mandarlo físicamente a la editorial. Para facilitar esa labor pintora Augusta insertaba en el dorso de cada cuaderno tres viñetas coloreadas como muestra de buen hacer. Y también esta sugerencia: “la Librería Augusta pone a disposición de los concursantes un extenso surtido lápices de color, pastel, acuarela, etc,. a precios especiales”. Los premios: Una pluma estilográfica, un avión montable para participar en vuelos de concurso, una imprentilla de gran tamaño, etc. etc.. Y 495 accésit compuestos por cajas de colores, libros de cuentos, tinteros, figuras… 
Las bases del concurso dejaban muy claro que no se trataba de un premio aleatorio en el que el ganador o ganadores dependían de la suerte. “Nuestro concurso tiene únicamente como base: la aplicación, el trabajo y el estímulo. El lector más hábil, más consecuente, más aplicado ha de ser forzosamente el favorecido con el premio”. No es de extrañar, pues, la dificultad que entraña hoy día localizar un solo ejemplar de esta colección. Al menos los ganadores tenía el consuelo de recibir junto al premio la devolución de su cuaderno.  

Cuaderno núm. 7




 Dorso del cuaderno núm. 7 con viñetas interiores coloreadas
a modo de ejemplo para los concursantes 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada