Buscar este blog

sábado, 12 de septiembre de 2015

KID RONEY (Esteller y Sangés, 1941)




Editorial: Esteller y Sangés
Año: 1941
Ejemplares:  5

Dibujos:  Nogueras
Guión:
Tamaño:  16,5 x 23 cm. 
Páginas:  11 + Dorso
Precio:  40 cts.




Al abrigo de la fiebre editora sectorial que siguió a la conclusión de la guerra civil, algunas imprentas se animaron a probar suerte en campo de la edición, sumándose así a la corriente de hacer de la viñeta una fuente de negocio. Fuente de negocio que en no pocos casos desembocó en un enorme desencanto, como sucedió con Esteller y Sangas, una industria gráfica barcelonesa cuya actividad básica venían siendo las Artes Gráficas en todas sus vertientes. Salvo la edición, donde apenas había experimentado.

Con anterioridad a la presente cabecera, Esteller y Sangés había probado con cierto éxito esa línea de negocio con la edición del semanario Yo (1937). La guerra civil abortó dramáticamente ese nuevo camino y a la nueva editora no le quedó más remedio que esperar la llegada tiempos mejores.

En 1941 retomó con fuerza su apuesta por el tebeo con la edición de uno de los productos mas innovadores del sector, la llamada Colección Sol, de la que ya nos hemos ocuparemos aquí más adelante. Poco después, hacia 1942, hizo su aparición este pequeño héroe que también tuvo una compostura editora cuanto menos curiosa. La colección fue planteada en formato vertical y con doce páginas de historieta: once dedicadas a Kid Roney y una compuesta por un revoltillo de mini historietas de carácter humorístico firmadas en su mayoría por un joven Cifré. Pero las dos características más singulares fueron sin duda la utilización de la técnica litográfica, con tintas planas, y la utilización de más de una tinta en todas sus páginas: unas en tricromía y otras a dos colores. Curiosa también la elección de los colores, nada convencionales para la época.

Página interior del cuaderno núm. 1

Sorprendente también el precio de venta (40 cts.), especialmente si tenemos en cuenta la generosidad colorista de su interior. Y lo mismo se puede decir de la utilización del término Novela Gráfica, “Colección de Novelitas Gráficas de Aventuras”, para ser preciso. Definición sin duda avanzada para la época, aunque no exenta de objetividad.

La historia de Kid Roney tiene su inicio cuando éste salva la vida del famoso piloto Jim Gale (mas tarde Tom Huskins, sin mayor justificación al cambio), que según el propio Kid Roney es el piloto más famoso del mundo. Desde ese instante Kid hará todo lo posible por no separase de Jim (o de Tom), a pesar del rechazo inicial de éste. Un día en el que Jim (o Tom) se encuentra pilotando su avión en una misión peligrosa, descubre que lleva consigo un polizón que no es otro que le jovencito Kid. Más o menos como el encuentro entre Pedrín y Roberto, con la diferencia del tipo de transporte. 


Significar el trazo efectista de J. Nogueras, dibujante que nos obsequió en ese tiempo maravillosas creaciones del género fantástico en la Colección Sol (1941). Otro de sus trabajos tuvo lugar en Hispano Americana de Ediciones, con Pepe, Ruíz y Pujol (1944), para luego desaparecer del sector sin dejar rastro.


Portada del cuaderno núm. 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada